Junio 11, 2019

Autor: Jessica Fallon

______

Nacido en la Ciudad de México en 1963, Alejandro Gómez Oropeza desarrolló su sensibilidad creativa desde una edad temprana. Tomó clases de pintura y dibujo en varios talleres en Coyoacán y San Jerónimo, y estudió arte en Colorado y París. El resultado es un enfoque altamente innovador con un estilo personal fácilmente identificable. Es licenciado en arquitectura, profesión que ejerció durante 3 años y cuya influencia se puede ver en sus composiciones, que armonizan el equilibrio, el diseño y la forma.

En México hay muchos artistas, sin embargo, uno de ellos ha logrado sobresalir gracias a su creatividad y su amor al arte. Gómez Oropeza cuenta con una trayectoria de más de 25 años de trabajo continuo y experiencia plástica, logrando así colocar su obra en distintas locaciones del Viejo Continente, principalmente en París y Córcega

Alejandro Gómez Oropeza es un artista que emana energía y alegría, su obra se caracteriza por su fuerza expresiva y riqueza cromática, la cual denota el amor que siente hacia México -un país lleno de tradiciones y colores- para convertirse en elementos que distinguen su obra y que nos cautivan por sus contrastes y combinaciones tanto sutiles como agresivas con las que nos revela bajo sus veladuras, un mundo lleno de sensualidad.

El diario francés Valeurs de l'Art dedicó una portada a su trabajo, considerándolo el creador de un nuevo mundo:

Las raíces de este nuevo mundo se basan en la técnica arquitectónica, que otorga estabilidad y permite que la creatividad se exprese al más alto nivel. El lienzo desempeña el papel de espejo que refleja la sensualidad del observador. La subjetividad de la forma deja una puerta medio abierta a un mundo de fantasmas, donde la imaginación de cada individuo nos lleva por diferentes caminos que muestran la imperceptibilidad de un pensamiento oculto. Dentro de este nuevo mundo, lo prohibido no existe. Hay que dar rienda suelta a las ideas y la imaginación. La energía esencial se revela en un momento reservado para la intimidad y el erotismo ".

Vemos, reflejados en el lienzo, no siempre la felicidad. La combinación de rojos y azules, que logra no solo un contraste visual sino también emocional, es particularmente importante para él.

Alejandro Gómez Oropeza es un ser nocturno que puede encontrar su inspiración bajo la luz de la luna o tan fácilmente bajo las luces de una discoteca.

Él pinta la oscuridad que nos rodea junto con el silencio. En sus obras nos encontramos con toros y toreros que se fusionan, celebrando conjuntamente la fiesta brava (tauromaquia, literalmente, el "festival valiente"); o mujeres bailarinas que idolatran a la luna, con sus ropas fluyendo en el horizonte.

El trabajo de Alejando Gómez Oropeza, con sus influencias europeas, africanas y mediterráneas, ha destacado por su dedicación y amor por el arte. El viaje intenso, a través del cual aprendió el arte y la cultura de otros países, ha impulsado la visión de su pintura, que se hace más fuerte cada día.

______

Wowbooks agradece la colaboración del maestro Oropeza por su litografía "MAYAHUEL" (Deidad del Mezcal), creada especialmente para nuestro  libro "SANTO MEZCAL, LÍBRANOS DE TODO MAL".

 

"El arte es la representación de un sentir, una emoción, una energía personal. Yo creo que es un pedazo del alma de cada ser."

Alejandro Gómez Oropeza

 

 

______

 

Referencias
(2019). http://luxurychapters.com/alejandro-gomez-oropeza/

https://realestatemarket.com.mx/articulos/arte/11713-alejandro-gomez-oropeza

http://debybeard.com/2013/06/10/el-artista-alejandro-gomez-oropeza/